22 de septiembre de 2020

Raices Humanas

Cultura y Acción Ciudadana

VIVA LA INCONSENCUENCIA

Bacheletista-Aliancista. Para mi es la frase del año. Me suena como a frito pa caldillo. Ni chicha ni limoná. Entre Tongoy y los Vilos. A toda esa hueas a medias, pero tan humana. Y libertaria. Ubicada en la calle ambigüedad esquina Los limbos. En realidad me da lo mismo quien la haya puesto en la mesa. A mi la frase me gusta porque es buena. Como el vino. Y es buena porque le pego una recauchada a la política de los 70 y los 80. Que se había cambiado de la máquina de escribir al notebook. Pero que seguía operando con el mismo disco duro. Se llama política moderna. Vaya uno a saber. Pero lo cierto es que esta frasecita es un ejemplo de que hay una mirada global detrás. Y que los polos no siempre son buenos consejeros. Una mirada zen. No es que ahora crea ahora en los políticos. Lo que me pasa es que es una frase genial. De que se acabaron las blancos y los negros. De que se acabaron porque ya quedaron obsoletos. Un darse cuenta de la política. Y que sirve para todo. Puede que no acabe con la miseria y la injusticia social pero revela lo que para mi es una verdad desde chico. La inconsecuencia te hace grande. La consecuencia en cambio es castradora. Te deja estancado y te convierte en un viejo a los 20. Citando a Heráclito. Nadie se baña dos veces en el mismo río. Ni en politica, ni en la calle, ni en el bar, ni con los amigos. Claro uno puede sacar la enciclopedia y ponerse a citar a Marks y Engel y repetir como clarinete. Antes no se podía. Por eso quería matar a la Catherine Salosni que tuvo la valentía de pasar de facha a comunacha. La teoría del loro queda por el suelo. Porque sí se puede cambiar. Puta que es rico cambiar. Ser de izquierda y derecha a la vez. Una mezcla. Un Leonardo. Arquitecto, Pintor y escultor a la vez. Eso la lleva. Uno es hijo de un padre y de una madre. Sí se puede ser libre y cambiar el mariscal y mezclaron con corbatitas. Puedo cruzar de una esquina a otra. Se pude comer una carne con un vinito blanco. En los 80 yo ya conocía a un visionario. El mayordomo de mi torre. Que era de la U y del Colo a la vez. Según quien quedaba el domingo como puntero.

Emeterio