6 de julio de 2020

Raices Humanas

Otro sitio realizado con WordPress

Korge

…me encuentro en la estación Baquedano, y quiero
aprovechar que es zona Wi Fi para enviar este mensaje.
Que es como un mensaje en la botella en mundo virtual.
Quiero comenzar diciéndoles que yo no creí en el
mensaje publicitario, que decía, que el nuevo sistema
de transportes me cambiaría la vida. Y debo
confesarles que si lo ha hecho.
Mi matrimonio, se termino hace aproximadamente 2
semanas, cuando mi esposa no alcanzo a abordar el
vagón. Siempre fue de un temperamento poco agresivo y
bueno, ya ven las consecuencias. Un par de personas me
han dicho que viene en la misma dirección que yo, pero
3 o 4 estaciones mas atrás. No estoy seguro de llegar
a verla, hace 3 días que estoy en el anden sur y con
los avances que hemos logrado, creo que a más tardar
mañana durante la tarde lograré subir al tren en
dirección oriente.
Recuerdo que el lunes en la mañana fue la última vez
que vi a mis hijos cuando iban en dirección a sus
respectivos colegios. Espero que estén en la dirección
correcta. Si alguien que lea este mensaje les ve,
díganles, que los quiero mucho y que los extraño. Que
hagan todos los transbordos necesarios para que nos
encontremos para el cumpleaños de la abuela. Uf, ojalá
lo lean.
Tomé este notebook del señor que está a mi lado. Me da
la impresión que anoche dejó de respirar.

Esquirlas de un vaso de leche falsificado

percutan la forma y el sentido de un llanto acabado.

Si sumamos todos los pigmentos

Y los dividimos en viajes a veces sin retorno

Si luego a la sopa hirviente le agregamos

El sumo verde y fresco de habitantes de un pantano

De seguro que no habría más redención

Que un puñado de lagartos.

Se cita a reunión urgente a la vecindad del espantajo

.

..el tiemblo incrustado por los temores se desvanece breve y sutilmente desde el andèn esperanzado.

De un brillante relampaguear, el sindrome penelope «no era asì su cara ni su piel», desaparece.

Es cierto que a veces ha llovido, pero cuanto tiene de rios el rostro cuando acomete el sol.

Te amo, es cierto, pero tambien me amas tù y la aurora, celosa, te deja notificaciòn.

Amanece en Santiago, amanece y te has llevado el sol.

korge

El vaho alcohólico del saxo

se va colando por mis poros permeables al suicidio

Los muros retorcidos de las callejuelas laberínticas

exhalan picantes hedores que agitan y enardecen

a los desempleados ácidos mutadores de almidones.

Se me hace inmensa e ilimitada la noche

inmensa y laberíntica en retorcidos túneles de adoquines.

Así es como sumergido en el marginal atuendo de los invisibles

navego rendido a la yuxtaposición de mi calzado inerte.

En verdad norte, es un concepto muy sofisticado para mi tripa urgente

Y mañana, nada más que un comentario al margen.

Solo navego.

Navego a la deriva ocho noches a la semana,

incluyendo sus días y atardeceres.

La maldita y aterradora carencia de un sol para diciembre

va gastando mi silueta y los números conocidos

en mensajeros remotos van almacenando desapareceres.

Un día de estos quizás no despierte.

Artículos Relacionados

1 min read
1 min read