2 de diciembre de 2020

Raices Humanas

Cultura y Acción Ciudadana

Isol Poullack

A Gabriela y Eneida
Primer Premio - Concurso Casa de las Américas 2005
.
De qué cierzo fino me habláis?
En qué lugar pusieron sus huesos.
Hay un lugar insigne donde podrá morar tu frente, junto a la mía.
En qué esquela
Carta o misiva
Me comunicaron tu muerte?
Qué redoble de tambores, vino por la calle ancha anunciando que colin
Llena de pasto fuisteis fusilado?
Dime, al expirar, me nombrasteis?
Dónde quedó tu esencia
Tu alma
Tu espíritu luchador.
Me bosquejasteis
En qué cárcel?
A quiénes incitasteis a surgir con tu nuevo ideal.
A qué carcelero escupisteis?
Quién se engañó con tu fragilidad. Quién fue?
Quién estableció contigo la contienda constante y estallasteis dando
Peroratas de patriota.
Si
De qué cierzo fino me habláis.
Si la riqueza fortalecida, la llevo aquí dentro.
Ahora
Decidme
Dónde dejaron sus huesos?
O tendré que excavar a uña cada centímetro
Desértico
Asoleado
O lluvioso.
Por qué me dais excusas
Desentendiéndoos
Descolláis
Mentís
Que despreciáis mi febril desvarío
Por qué desdeñáis mi acoso constante.
Decidme...
Dónde dejasteis sus huesos.
Qué láudano he de poner en sus labios para que así no sienta el dolor
Con qué pañuelo has de mitigar mis ojos.
Oh de qué cierzo fino me habláis si no sabéis dónde dejaron sus huesos.

Que deleite sentir el roce de tu lengua en mi espalda Que ambicioso sentir tu piel desnuda y morena sobre mi desnudez descascarada y blanca. Intenso pensar en el equilibrio catártico e insólito que me brindas en unos minutos a ser mi aliado. Vigorosa siento tu lengua abrasando la mía como pulpa luctuosa la chupas la acaricias me la devuelves y sigues lamiendo mi boca Me gusta tu lengua babosa tosca caliente. Sin esgrimirla Mis pezones están floridos sin que me roces ya estoy engranujada. no te detienes al lamerme los pies. Ni en mi espalda que al terminar se hiende y emerge. solamente urges hurgas con avidez en el triángulo que hacen mis piernas al juntarse. me dejas salivada con tu baba caliente. Enredas mi pelo lo revuelves con tus manos besas mi boca desnuda. Con tu boca con tu lengua me sacas los quejidos. Como si yo fuese tu presa herida. Me lames. Me lames. toda desnuda. me revuelco desprendiendo la libido esculpido. Tu boca con lengua besándome! Me arrollas con tus dos manos entrelazando frente a mi mis senos Desordenas mi imagen deshilando mi pelo. Giras mis piernas enredándolas a tu cuello. Llego febril saciada. Sintiendo tu empuje penetrante volcánico cálido dentro de mi cuerpo tembloroso.

La cama
recién provista
ordenada
limpia
mas mi desnudez
lavada
sobre el tapiz cual cartas con un azar amarradas
entrecerrados
tus ojos
intento tocar
tu boca se interpone como isla hundida
y se junta a mi lengua
cual flamígera luz
que no intenta
anteceder las tinieblas
 
Asumo que no podré
salir
de la tregua
que hice con tu lengua.
 
Estamos
amándonos
con pasión 
sobre la desordenada cama
que en un momento brilló de limpidez.
 
Me crucificas con tus manos
me estremezco
me entremezclo
en un quejido seco
cual rama recién cortada
gimo toda entera.
 
Yo asiento
en tu boca.
Siento tu fortaleza estremecida
uniéndose a mi orgasmo.
 
SIENTO
tus lamidos
mis quejidos
mi espera.




Zorzal

Ayer por la noche

Encontré un zorzal

Herido

Yo lo tomé en mis manos

Dócil suave

En su plumaje café oscuro

Corpúsculo tiritando

Yo lo amansé quietamente

Susurrándole al oído

Contribuyendo a la mejor articulación de mi voz

Decantándole su sangre

Limpiándole la herida

Ayer por la noche llovió.


A Nolberto Escárate