22 de septiembre de 2020

Raices Humanas

Cultura y Acción Ciudadana

ALEJANDRO SALAS

En Busca de un Estilo

La verdad no me siento muy vinculado a ningún movimiento poético, estoy en la búsqueda de mi propio estilo, lo que en verdad puede ser una búsqueda eterna, dado que cada poesía tiene su propio ritmo o su propia forma de ser parida.

El poema «Poesía» es el que representa de mejor manera lo que me motiva a escribir poesía, escribir poesía no es algo que venga de un estado conciente, solo viene y se posa en mi cuerpo para que le sirva de interlocutor.

El estado Conciente claro que existe, pero es solo para trabajarla y pulirla, enriquecerla. Es como la pintura , nace , se hace un estudio y luego se termina de dar vida.

Los temas que me motivan suelen ser los que me sorprendan , algo así como esa capacidad que tienen los niños de sorprenderse de las cosas que nos son triviales , pero que para ellos son nuevos descubrimientos, esas búsquedas de perspectivas que pasaste por alto son mi motivación.

La otra fuente de inspiración esta en lo onírico, en el juego del sueño y el despertar, creo que por ahí puede existir alguna relación con el surrealismo.

Como dice Jorge Luis Borges

«Si el sueño fuera (como dicen) una Tregua,

un puro reposo de la mente,

¿Por qué, si te despiertan bruscamente,

Sientes que te han robado una fortuna? «

Esa es la fortuna que intento recuperar.

Alejandro Salas Oyarzún.

Poesía

Cuando me apoderas poesía, me tomas ingenuo por la espalda

y me rodeas por completo.

Cuando te pertenezco poesía, me embriagas primero,

Haciéndome desnudar el secreto.

Cuando me apoderas poesía, Afilas la tinta, me conviertes en sirviente

de tristeza ajena, de  antojos pasajeros, de sueños lisonjeros.

Cuando de mi te agobies poesía,

Se detendrá el tiempo, se secará la brocha y un niño quedará silente.

EL Y ELLA

Ella, a diario las palabras esperaba

la suave palabra,  la caricia intáctil,

El,

 hijo de la luz ,

 Ella

de las sombras

El,

recogido en su pensar

escribiale una simple palabra enredosa a su pesar.

Un  adios a diario. Una pena, de noches elásticas.

El cotidiano Sol les divide. Las palabras complices les unen.

Cobijas heladas, cobijas que no cobijan, ataduras vestidas con tinta roja

Destino inexorable, encuentro mudo, deseo de muerte.

El, le avista en su mañana.

El, le reclama en su pena.

EL, la busca en sus palabras

Donde es rea. Y El  dueño de sus sueños.

NO EXISTO

No existo,

no pertenezco,

bajo mi mirada hacia mis manos,

y no existen,

extiendo mis brazos al mundo,

vuelo y me arrojo a el ,

pasan y pasan imágenes que casi no entiendo,

personas, animales, cosas.

Y no existo,

busco mis reflejos y no existen,

no me alcazan sombras,

no existo.

Soy un algo,

que no pertenece a nada.

Me sumerjo y no me mojo,

viajo a traves del mar

y no existo,

nada me toca,

a nada intereso,

a nada toco,

nada me toca,

no existo

Vuelo hacia el cielo,

me desplazo con mis no alas,

un cometa me atraviesa

y no me toca,

no existo.

Bajo mi mirada hacia mis transparentes manos,

A través de ellas veo una luz,

lejana quieta.

Me vuelco hacia ella con mis no alas,

me acerco y puedo ver otros brazos extendidos,

que me si me  ven

Eres tú,

mis calzados de piedra se vuelven plumas

y te toco y tu me tocas.

Existo.

HUMEDAD

Navegando en un mar tormentoso, flujo que emana de la pena,

navego y encallo en la tierra del destierro,

sin aromas, sin sabor, sin colores.

Toda humedad me invade, me apodera,

me conquista todo fluido existente hasta hacerme de el.

Yo, gota de rocio.

Tú,  sol que me calcinas desde lo alto,

me haces al vapor original

Y vuelo, vuelo de la mano del aire

vertiginoso estar, serpenteante espera, antes de caer.

Caer como lluvia cobijada en tus ojos

y hacerme mar y hacerme oceano.