Isol Poulack

A Eneida y Gabriela.

De qué cierzo fino me habláis?
En qué lugar pusieron sus huesos.

Hay un lugar insigne donde podrá morar tu frente, junto a la mía.
En qué esquela
Carta o misiva
Me comunicaron tu muerte?
Qué redoble de tambores, vino por la calle ancha anunciando que colin
Llena de pasto fuisteis fusilado?

Dime, al expirar, me nombrasteis?

Dónde quedó tu esencia
Tu alma
Tu espíritu luchador.

Me bosquejasteis
En qué cárcel?
A quiénes incitasteis a surgir con tu nuevo ideal.
A qué carcelero escupisteis?
Quién se engañó con tu fragilidad. Quién fue?
Quién estableció contigo la contienda constante y estallasteis dando
Peroratas de patriota.
Si
De qué cierzo fino me habláis.
Si la riqueza fortalecida, la llevo aquí dentro.
Ahora
Decidme
Dónde dejaron sus huesos?
O tendré que excavar a uña cada centímetro
Desértico
Asoleado
O lluvioso.
Por qué me dais excusas
Desentendiéndoos
Descolláis
Mentís
Que despreciáis mi febril desvarío
Por qué desdeñáis mi acoso constante.
Decidme…
Dónde dejasteis sus huesos.
Qué láudano he de poner en sus labios para que así no sienta el dolor
Con qué pañuelo has de mitigar mis ojos.
Oh de qué cierzo fino me habláis si no sabéis dónde dejaron sus huesos.

Isol Poulack
Primer Premio
Concurso Casa de las Américas 2005

——————————————————-

ZORZAL

Ayer por la noche
Encontré un zorzal
Herido
Yo lo tomé en mis manos
Dócil suave
En su plumaje café oscuro
Corpúsculo tiritando
Yo lo amansé quietamente
Susurrándole al oído
Contribuyendo a la mejor articulación de mi voz
Decantándole su sangre
Limpiándole la herida
Ayer por la noche llovió.

A Nolberto Escárate

——————————————-

Humedad

Navegando en un mar tormentoso, flujo que emana de la pena,

navego y encallo en la tierra del destierro,
sin aromas, sin sabor, sin colores.

Toda humedad me invade, me apodera,
me conquista todo fluido existente hasta hacerme de el.

Yo, gota de rocio.

Tú, sol que me calcinas desde lo alto,
me haces al vapor original

Y vuelo, vuelo de la mano del aire
vertiginoso estar, serpenteante espera, antes de caer.

Caer como lluvia cobijada en tus ojos
y hacerme mar y hacerme oceano.

—————————————————

Ángelus

 

El monte

entra en ascuas

 

Al fundirse

 

El cobre crepuscular

 

Tañen las campanas

 

Al tañer

negros rebozos

 

El vocerío

Plañe

En la delgadez

Morada

Umbría

En el horizonte

 

De Lampa a Francia

A Mario de Isol.

—————————————–

Besos Secos

 

Secos, los sentí, sin saliva,

Sin ese gusto ungulado que te dejan, mojada la pelvis y mojada la boca.

Secos eran besos secos.

Me raspaba la cara, los pezones duros, me raspaba la mandíbula. Estaba sobre él en mi cama, con sus dos manos, gastadas de todo el diario trajín, que cobija bajo sus párpados.

Y yo queriendo abrir los míos.

Los esquemas, son juntos a los mapas conceptuales, un medio para organizar la información entregándonos de manera ordenada, un medio para organizar los conceptos centrales.

Y yo no supe de conceptos ni de ideas generales.

Ni lo que yo hacía.

Esto quiero decir, que el sentimiento predomina en tal caso no es la idea principal, ni la más específica, que yo poseía del caso en cuestión, la gran ventaja de los esquemas es que te permiten ver la idea y su orden jerárquico.

Pero yo con mis ojos cerrados, no vi esquemas ni ideas solamente sentí.

Cualquier persona diría ve, como las ideas están clasificadas desde la más central y la más global a las más específicas.

Yo solamente sentí sus manos en mis pechos. Sentí su boca saboreando algo misterioso, colocado de frente y a ras de sus labios, abandonada, sola, escondidos, boscosos, suavemente descansando en su boca tibia salivada.